miércoles, 23 de marzo de 2016

Masaan (2015) - Neeraj Ghaywan

Desesperanza, corrupción, redención y finalmente esperanza se conjugan alrededor de las escalinatas del rio Ganges, el Masaan, el Crematorio. Esas escalinatas significan una fuente de ingreso para muchos descastados que se encargan de los ritos funerarios sobre el río sagrado "Madre de la India" que desciende desde sus alturas himalayas sobre la cabeza de Shiva. La fuente de este río es imaginada como la cabeza de una vaca, lo que convierte al animal en lo mismo: sagrado. 
Benarés fue fundada por los Dioses y es el deseo de la mayoría hindú acudir a ella en peregrinación y, si es posible, morir y ser incinerado allí para que sus cenizas puedan ser arrojadas al Ganges. A esas escalinatas que conducen al Ganges se las llama "ghat" y consisten en el centro de la actividad social y comercial de la ciudad. Hay unos 90 ghats a lo largo de 6 kmts. de río.
A sólo una casta determinada le esta permitido hacer las cremaciones y tocar los cuerpos envolviendo al difunto en un sudario, los rocían con un líquido inflamable y los depositan sobre las piras donde un familiar masculino se encarga de encender el fuego.
Benarés también es un enclave famoso por la enseñanza del sanscrito y de la filosofía hindú.
En ese ámbito se desarrollan cuatro historias entrelazadas. Vidyadhar Pathak es un ex profesor de Filosofía de la Universidad Hindú de Benarés que deja su trabajo para dedicarse a la enseñanza del sánscrito en un ghat.
Devi Pathak es su hija que intenta iniciar una relación amorosa con uno de los aspirantes a la Tesis en la Universidad en la que ella trabaja y termina de una manera trágica.
Deepak Chaudhary es un estudiante de Ingeniería que se enamora perdidamente de Sadhja Ji y Pooja Yi es un niño vagabundo que gana su vida ayudando a Vidyadhar y compitiendo en la búsqueda de monedas en el cauce del río. Estas historias están atravesadas por las diferencias de castas y la religión. "El sufrimiento no necesariamente tiene que ser sinónimo de angustia absoluta, sino enriquecedor" plantea el director por la reacción de sus personajes a las pérdidas.
El resultado es sublime. La fotografía es excelsa. La actuación del elenco es aceptable. Todo mezclado con una banda de sonido que envuelve al espectador en una atmósfera difícil de eludir.
Una demostración de que todo es sagrado en Benares es la escena en la que la madre de Deepak le pide que busque algo de fuego sagrado para encender la hornalla de la cocina. El muchacho se dirige a un ghat a recoger una de las ramas ardientes de una pira y con eso la encienden.
Tuvo cinco nominaciones de las cuales ganó dos premios en Cannes, ambos para el director. Ver trailer
Reacciones:

1 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar