sábado, 15 de septiembre de 2012

Gerontes indestructibles

Toda mi vida recomendando "Sigan cine de autor"; "Sigan directores" y en los últimos meses he chocado con el paredón de la realidad con respecto a las ultimas películas de dos excelentes directores: Salvajes de Oliver Stone y Traición de Stephen Soderberg.



En Salvajes Dos jóvenes, un budista pacífico y caritativo, y un ex SEAL de la Marina estadounidense y ex mercenario, comparten un negocio ético y lucrativo de cultivo y venta de la mejor marihuana y el amor con la extraordinaria y bella Ophelia. La instalación de un cártel mexicano en su zona de influencia genera el conflicto de que provoca el desarrollo de la trama. 
La estrategia de los productores y director de la película descansa en reservar para los papeles de los villanos de la película a figuras reconocidas como John Travolta, Uma Thurman, Salma Hayek y Benicio del Toro. A fin de cuentas se logra una trama que es a la vez increíble y predictible. Sólo se salva Benicio del Toro.



En La traición Una joven agente secreto trabaja de manera independiente para una especie de comando que no pertenece a ninguna Agencia. La protagonista es Gina Carano, luchadora profesional ya retirada estilo Muay Thai en la vida real. Es la versión femenina de Steven Segal: Un sólo rostro, un sólo gesto. Aquí también se reserva los papeles de los villanos de la película a figuras reconocidas como Michael Douglas, Ewan Mc Gregor y Antonio Banderas. La trama tien sus vaivenes que no la hacen tan predecible pro no hay actuaciones destacables. 

La verdad es que se extrañan Asesinos por naturaleza y Pelotón en uno y Traffic y Vengar la sangre en el otro.